Publicado el Deja un comentario

¿Te encanta el sol? Evita manchas y quemaduras haciendo un buen uso de tus cosméticos

Si eres tan amante de la aromaterapia como yo seguro que tendrás en tu baño un buen arsenal de frascos y potingues que contienen aceites esenciales en su formulación.

La aromaterapia es maravillosa porque nos permite cuidar  y embellecer nuestra piel de una forma natural, a la vez que  damos rienda al disfrute de los sentidos. Pero como seguramente sabes, natural no es necesariamente sinónimo de inocuo.  Un uso inadecuado de cualquier producto por muy natural que sea puede acarrear consecuencias indeseadas.

El mejor antídoto para evitar que eso te pase es la información sumada a un uso responsable y consciente. Y para poner mi granito de arena, en el artículo de hoy quiero hablarte de uno de los riesgos más destacables del verano: las reacciones a los aceites esenciales y vegetales por fotosensibilidad.

Sol, aceites esenciales y fotosensibilidad

Pero… ¿qué es eso de fotosensibilidad?
Pues algo fotosensible es algo que es sensible a la luz.

La fotosensibilidad es una respuesta exagerada a la luz que puede aparecer en el momento, horas o incluso días después de la exposición al sol o rayos UV. La reacción aparece en las regiones expuestas a ella, y uno de los efectos más temidos estéticamente es la aparición de las manchas

Cuidado con los cítricos

Las esencias de cítricos tienen muchos fans, por eso creo importante explicarte qué recomendaciones debes tomar para seguir usándolos de manera segura en verano.

Los cítricos pueden provocar quemaduras en la piel o aparición de manchas si nos exponemos al sol después de su aplicación. Y puede pasarnos tanto si estamos usando su esencia como su aceite esencial.

Nos referimos a esencias cuando hablamos de la esencia extraída de la cáscara de los cítricos a través de un procedimiento de “presión” y filtrado en frío. Cuando el modo de extracción es por destilación por arrastre de vapor, les llamamos aceites esenciales. Éstos son fotosensibilizantes debido a su contenido en furocumarinas.

Principales aceites esenciales y esencias fototóxicas

Según el experto en aromaterapia Robert Tisserand (Essential Oil Safety, 1995), los principales aceites esenciales y esencias fototóxicas son:

  • Angélica, raíces
  • Apio, raíces y hojas
  • Bergamota, cáscara
  • Bisnaga (ammi visnaga) o khella
  • Cedrat
  • Clementina
  • Combawa, frutos
  • Comino (no es de los más fototóxicos, pero lo es potencialmente por la presencia en forma de trazas de cumarinas)
  • Levístico
  • Limón, cáscara
  • Lima, cáscara
  • Mandarino, hoja
  • Naranja amarga
  • Opoponax
  • Pomelo
  • Ruda (este aceite esencial es muy tóxico y no se recomienda su uso)

Aunque la naranja dulce y la mandarina sean cítricos, Robert Tisserand y IFRA no las mencionan como fototóxicas.

Los aceites esenciales de “Petitgrain” (hoja del naranjo amargo) y azahar (flor del naranjo amargo) y cualquier otro aceite esencial extraído de las hojas de cualquier cítrico tampoco son fototóxicos porque no contienen furocumarinas a excepción del Petitgrain mandarino, debido a la presencia de un componente llamado N metil antranilato, una molécula considerada fototóxica.

Una mención especial al hipérico o Hierba de San Juan

El oleato de hipérico, tan conocido y preciado por sus maravillosas propiedades contiene hipericina. Este compuesto se acumula en el tejido subcutáneo y reacciona con la luz solar, provocando inflamación de la dermis y quemaduras.

¿Cómo puedes usar en verano estos aceites y esencias sin riesgo?

  • Puedes usar estas deliciosas esencias con total seguridad por la tarde/noche.
  • Puedes seguir usándolos por vía olfativa o en difusión sin ningún inconveniente.
  • No aplicarlos sin diluir.
  • Si no los aplicas diluidos en un aceite vegetal (almendras, oliva, avellana…) esperar al menos 10 horas antes de exponerse al sol.
  • Puedes aplicarlos en zonas que van a estar tapadas por la ropa.
  • En la mayoría de casos los preparados que incluyan estas esencias o aceites esenciales en cantidades pequeñas (inferior al 1%) no presentarán riesgos de fotosensibilización.

Una curiosidad...

La naturaleza no deja de sorprendernos y regalarnos aquello que necesitamos. Resulta que muchos de los aceites que por un uso inadecuado podrían favorecer la aparición de manchas en la piel o provocar quemaduras, también sirven para tratarlas e incluso ayudar a prevenirlas (siempre que hagamos una buena utilización).

Por ejemplo; el hipérico es fantástico para tratar las quemaduras solares, el limón ayuda a difuminar las manchas de la piel y la bergamota ayuda a regenerar el tejido cutáneo.

No te parece maravilloso? 🙂

Hasta aquí la info de hoy, que espero que te haya sido útil. Si tienes cualquier pregunta puedes dejármela aquí mismo en un comentario. Estaré encantada de leerte y responderte.

Òria

Antes de despedirme quiero invitarte a suscribirte a mi newsletter. Cada 15 días mando un correo con los últimos artíclos en el blog, mi agenda de talleres y descuentos que solamente comparto con mi lista de suscripción. Si te apetece formar parte de esta lista aquí tienes el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.