Mascarillas de arcilla para una piel más limpia y sana

Pues sí, hoy vamos a hablar de mascarillas.

Pero no de las que estamos usando a diario últimamente. Sino de esas pastitas que podemos hacer nosotras mismas en casa para que nuestra piel luzca más limpia, sana y relajada.

Y hoy te voy a proponer que, si aún no lo estás haciendo, te animes a empezar a hacértelas con arcilla en polvo.

Las arcillas tienen una amplia gama de propiedades y colores que varían en función de su composición mineral. Podemos encontrar arcilla blanca, roja, rosa, verde y azul. Lo que todas ellas tienen en común es su alta capacidad de absorber las toxinas y residuos que están en la piel y que no podemos eliminar solamente con la limpieza diaria. Gracias a estas propiedades, las mascarillas hechas con arcilla dejan la piel suave, aterciopelada y mejoran la circulación de la sangre en la región aplicada.

¿Y sabes lo mejor?

Que hacer tu propia mascarilla de arcilla es muy muy muy fácil. 
Hoy te doy unos cuantos tips para que te animes a probarlo 🙂

Mis arcillas favoritas

Estas son las que a mí más me gustan. Y por este orden 🙂

Arcilla Rosa:
Aporta calma y nutrición a las pieles sensibles, extra-secas, pieles enfadadas, reactivas. 

Arcilla Verde:
Indicada para pieles grasas y con acné. Es detoxificante, anti-inflamatoria y astringente. También puede usarse para hacer cataplasmas en zonas del cuerpo con dolor o con contracturas musculares.

Arcilla Blanca:
Para pieles secas, castigadas, maduras, agredidas que necesitan reparación intensa, cicatrización, aporte extra de nutrición y mineralización.

Y mi truquillo favorito

¿Quieres que tu mascarilla tenga además un efecto exfoliante?

Consíguelo añadiéndole polvos de plantas. Prueba con lo que tengas cerca, en tu propio jardín o balcón. O mejor… ¡sal al bosque a buscarlas!

Puedes hacerlo con polvo de rosas, de lavanda, de salvia, de manzanilla… incluso con pepitas de uva.

¿Cómo prepararla?

Vas a necesitar:

  • una cuchara de madera, nunca metálica ya que interfiere con la ionización de la arcilla
  • dos cucharadas soperas llenas de la arcilla que escojas
  • hidrolato a escoger según tu tipo de piel y necesidad. Si aún no sabes qué hidrolato es el más adecuado para ti lee este artículo.

Prepárala así:


  • Limpia bien tu cara con agua y jabón.
  • Añade en un bol de madera o vidrio la arcilla y las
    plantas y poco a poco añade el hidrolato hasta crear una crema homogénea.
  • Después de mezclar bien estos ingredientes, aplica la mezcla con amor y deja que la mascarilla repose unos 20 minutos en la piel
  • Aclara cuidadosamente con agua tibia. Y… ¡magia!
  • Para un acabado perfecto finaliza este ritualito con una crema facial que te aporte una buena dosis de hidratación y nutrición. En mi tienda puedes encontrar éstas.

 

¿Si te animas con la arcilla me cuentas?

🙂

Òria

Deja un comentario

La información que nos facilitas será tratada por Oria P. Vertedor, responsable de la web, con el fin de gestionar y publicar los comentarios del blog. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros. Podrás ejercer tus derechos en info@oriacosmetica.com. Puedes leer más info sobre cómo protegemos tus datos personales en la página de política de privacidad . *

¡Hola! Esta web, como todas, usa cookies. Si lo necesitas puedes leer más info. Para seguir navegando, dále a "aceptar" Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar