Sobre Mí

Me llamo Òria. Soy aromatóloga, educadora social y amante de la naturaleza. Me gusta practicar yoga y danza diariamente. Vivo en la zona volcánica de la Garrotxa, concretamente, en la Fageda d’en Jordà. Un bosque precioso de sabias hayas. Aquí es donde tengo mi huerto, mi jardín aromático y mi taller: El taller del Bosc.

Desde muy pequeña he sentido una gran conexión y amor por las plantas y árboles. Con cinco años mi vecina, 40 años mayor que yo, venía a buscarme con dos cestos de mimbre para ir al bosque a recoger flores y hacer preciosos ramos decorativos. Aún recuerdo el olor de estas flores, su textura, sus colores, los insectos que vivían en ellas…  Ella me contaba que al cortarlas debía tener respeto hacía ellas y debía hablarles con el corazón.

En la adolescencia empecé a recolectar plantas aromáticas: las secaba o  las maceraba en alcohol o aceite de oliva para hacer preparados que me emocionaran aromáticamente. Debajo de mi cama todo eran botellas de cristal con flores secas y experimentos de una joven amante de los aromas.

Dejé durante un tiempo estos “experimentos” para centrarme en mis estudios, sin embargo continué profundizando en las propiedades medicinales y terapéuticas de las plantas y dando largos paseos y excursiones dedicadas a su reconocimiento. En uno de estos paseos, vi de lejos un llamativo alambique tradicional de cobre. Grande, reluciente, elegante…. Sentí amor a primera vista. Me acerqué a él tímidamente. Una mujer preciosa me preguntó si estaba apuntada al taller de destilación. Le dije que no pero que me encantaría. Allí empezó todo.

Meses después me compré mi primer alambique. En aquel entonces tenía veintiún años y vivía en un pajar en medio de un bonito valle donde abundaban las especies medicinales. Así que me resultaba cómodo y fácil dedicar mi tiempo libre en ir a recolectar plantas y destilarlas. Me enamoré de los hidrolatos y los aceites esenciales.

Fue un gran descubrimiento para mí. Regalaba estos dos productos a mis amigos y amigas y rápidamente me pedían más. Todos estaban sorprendidos de los beneficios que les aportaba a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Y es que sin duda, la aromaterapia es un camino hacia el autoconocimiento y la sanación.

De estos hidrolatos y aceites esenciales empecé a elaborar cremas caseras, sinergias de aceites y otros preparados. Mi norma principal era hacer vibrar a las personas al olerlo y que se sintieran a gusto aplicándose el producto en su propia piel.  

A lo largo de estos años me he ido especializando a nivel formal en este ámbito tan fascinante, estudiando aromaterapia, botánica, formulación de cosméticos econaturales y, sobretodo, aprendiendo de forma autodidacta.

Además, cuento con la suerte de tener cada día a mi lado un arborista excelente, conectado con los árboles y los bosques. Él se llama Andreu y es mi compañero de vida. Con él aprendo y me sorprendo cada día y pasamos largas horas observando el comportamiento de estos seres mágicos.

WhatsApp Hola :)

¡Hola! Esta web, como todas, usa cookies. Si lo necesitas puedes leer más info. Para seguir navegando, dále a "aceptar" más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar